Gestión de Recibos

Normativa

Artículo 16 de la Normativa de Matriculación de la UPM sobre los tipos de pagos y plazos, disponible en la web de la UPM.

Procedimiento

Desde Gestión de Recibos, se puede visualizar el recibo informativo de los pagos emitidos.

MUY IMPORTANTE

La primera vez que se domicilie el pago o cuando se cambie el número de cuenta, el estudiante deberá adelantar (*) por correo electrónico la Orden de Domiciliación Bancaria (SEPA) (debidamente cumplimentada y firmada por el titular de la cuenta) a la siguiente cuenta matricula.industriales@upm.es. En el asunto del correo electrónico deberá figurar: APELLIDOS, NOMBRE y TITULACIÓN a la que pertenece el estudiante

(*) El original del documento deberá presentarlo en la Secretaría de Alumnos.

Desde Gestión de Recibos, se puede imprimir una copia de los recibos bancarios.

  • Desde Gestión de Recibos, deberá clicar en el símbolo “$” y pinchar en pago con tarjeta on-line.

IMPORTANTE: Si clica en «Referencia» no podrá pagar mediante tarjeta bancaria y deberá abonar el recibo por banco (recibo bancario).

  • Desde POLITÉCNICA VIRTUAL > Mis datos > 04. Precios públicos > Gestión de recibos > Acceder > Automatrícula > Introducir cuenta UPM > Entrar en gestión de recibos.
  • Deberá clicar sobre la opción deseada (pago de recibos de matrícula u otros pagos). Para realizarlo deberá clicar en el símbolo “$” y pinchar en pago con tarjeta on-line. Si se abre por referencia, ya no se puede pagar por tarjeta on-line y se tendría que pagar por banco.

 

Más información sobre el Servicio de pago on-line.

Contacto

Preguntas Frecuentes

Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso -que eran los más del año-, se daba a leer libros de caballerías, con tanta afición y gusto que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos.

Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso -que eran los más del año-, se daba a leer libros de caballerías, con tanta afición y gusto que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos.

Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso -que eran los más del año-, se daba a leer libros de caballerías, con tanta afición y gusto que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos.